Según un estudio realizado por AGS Asesoría Estratégica respecto a la distribución de camas en las Zonas del Servicio de Salud definidas por el Ministerio de Salud para la zona metropolitana de Santiago, se observa que las Zonas Norte y Oriente son las que poseen un mayor índice de cobertura de camas cada 100.000 habitantes respecto a las zonas Suroriente, Sur y Occidente, que es donde se concentra el 49% de la población (Censo 2017, INE), lo que implica que el índice promedio de cobertura de camas cada 100 mil habitantes, de las 3 zonas, es 1,7 veces inferior al de la Zona Oriente, pudiendo observarse entonces una menor disponibilidad de camas para la población en dichas comunas.

A continuación, en la siguiente tabla se detalla la información por Zonas de Servicio de Salud:

 

Además, se observa que la Zona Oriente posee el N° de camas más alto en el Gran Santiago, concentrando el 27,5% del total de camas disponibles, tanto de establecimientos públicos como privados, y el 46% del total de camas del sector privado; zona que concentra el 21% de la población, lo que se encuentra acorde a su mayor índice de cobertura de camas por cada 100 mil habitantes.

Por otro lado, se aprecia que las Zonas Sur y Suroriente poseen un 26,7% de las camas totales disponibles en la zona metropolitana de Santiago, de las cuales el 88,8% corresponden al sector público. Ambas zonas concentran el 37,1% de la población, lo que implica que el índice promedio de cobertura de camas cada 100 mil habitantes, de ambas zonas, es 2,3 veces inferior al más alto correspondiente a la Zona Norte, lo que representa un menor acceso a camas por parte de la población, considerando además que actualmente en estas 2 zonas, existen 3 comunas en cuarentena total o parcial: Puente Alto, San Bernardo y El Bosque.

Ahora bien, actualmente existen en promedio 2,18 camas cada mil habitantes en la zona metropolitana de Santiago y el promedio de los países OCDE es de 4,68 camas por cada mil habitantes. La situación anterior, nos habla entonces del déficit de camas actualmente existente en la ciudad más poblada de Chile y, por otro lado, la desigual distribución de camas en las diferentes zonas de Santiago, cuyo índice OCDE va desde las 1,54 camas cada 1.000 habitantes para la Zona Suroriente y las 3,67 camas cada 1.000 habitantes para la Zona Norte.