Afirman los expertos que la expansión económica ha permitido que surjan productos inmobiliarios hasta hace algunos años impensados para nuestro país. Departamentos y casas con terminaciones de excelencia y amplios espacios han proliferado en las comunas del sector oriente de la capital.

Publicado en Diario El Mercurio 

El mercado habitacional de lujo, al igual que el automotriz y otros de nicho, ha experimentado un crecimiento continuo en nuestro país: en torno al 9% en los últimos dos años, dice Esteban González, arquitecto y socio de AGS Visión Inmobiliaria.

“Esta expansión tiene directa ven las ventajas que entrega esta capital como un polo económico de la región, además de su estabilidad política, seguridad y servicios. Así, se buscan desde grandes casas para altos ejecutivos de empresas que llegan al país, así como embajadas, viñas, hoteles, hasta grandes campos relación con el alza del PIB per cápita de nuestro país, el cual se sitúa actualmente alrededor de los US$ 25.000. Así, el crecimiento del mercado de las viviendas de lujo es parte de un fenómeno que engloba un conjunto de productos de alta gama, tanto suntuarios como de capital”, afirma.

Cuentan los expertos que durante la última década los principales motores de este crecimiento han sido los departamentos. Estos, señalan, han sostenido importantes alzas en desmedro de las casas, las que sin embargo aún presentan oferta, principalmente en formato de condominios.

“Acorde a las tendencias actuales del mercado, el producto departamento se ha impuesto sobre las viviendas unifamiliares, adaptándose a las exigencias de la demanda. Así, este ha considerado en su diseño los atributos y ventajas de las casas, tomando en cuenta atributos interiores, como la amplitud, vistas despejadas y manejo de la luminosidad, y atributos exteriores, como paisajismos sofisticados en los espacios comunes”, señala Esteban González.

Indica que el mercado de departamentos de lujo está formado principalmente por unidades sobre los 280 m2, los que son enfocados y diseñados para ejecutivos y empresarios de alto patrimonio. Y otra fuente de demanda, dice, proviene de familias de adultos que han vendido sus casas en áreas centrales de la ciudad y que han optado por cambiarse a departamentos de alta gama enfocados en núcleos familiares más reducidos.

Cuenta que existen diferentes productos en oferta, como departamentos que abarcan toda la planta de un piso, con múltiples orientaciones y vistas; penthouses que cuentan con grandes terrazas o azoteas, y townhouses que permiten disfrutar de patios privados y al mismo tiempo de grandes terrazas.

“Muchos proyectos que se enfocan en este nicho cuentan con pocas unidades en venta, lo cual los convierte en productos altamente exclusivos, además de contar con grandes zonas de paisajismo y áreas verdes, que les permite tener un alto contacto con la naturaleza”.

Respecto a sus zonas interiores, señala el socio de AGS Visión Inmobiliaria que la mayoría de los dormitorios en estas viviendas son en suite, “con espaciosos walk in closet. Además, poseen amplias cocinas con equipamientos y artefactos de primera línea y marcas de alta gama, y amplias terrazas que dan la sensación de mayor amplitud a los espacios principales”.

 

A FUTURO

Ingrid Michea, Broker de Grupo Premium Propiedades, cree que la expansión de este mercado no se detendrá.

“El crecimiento económico del país, con el incremento del ingreso per cápita, y la globalización han provocado que siga creciendo. Además, los clientes que requieren viviendas de lujo son personas pertenecientes a un segmento menos susceptible a verse afectado por el escenario macroeconómico”.

A su vez, afirma, existe mucho interés de los extranjeros por comprar propiedades de este tipo, principalmente en el mercado de la segunda vivienda. Y respecto de las propiedades de lujo en la capital, explica que quienes compran son profesionales expatriados por sus empresas de origen, que en la Patagonia Chilena”. Muchos de ellos, asegura, tienen claro que “la adquisición de un inmueble de lujo puede ser una buena inversión, según sea la ubicación y desarrollo de la zona, lo cual permite contar a futuro con una plusvalía”.

En definitiva, dice, “hace algunos años, la oferta de departamentos o viviendas de lujo era prácticamente inexistente; ahora en cambio se ha abierto más la oferta y la demanda de dichos inmuebles lo que ha causado un desarrollo con nuevos proyectos, bajo el enfoque de diseño, terminaciones y adicionales de alta gama, que van de la mano con los requerimientos de clientes cada vez más exigentes”.