Plantas de combustible, complejos químicos y centros de estudios nucleares son algunos de los recintos con actividades industriales que se realizan en la capital y que son catalogadas como Peligrosas para la ciudadanía frente a un eventual accidente. Esto, según un catastro de AGS Visión Inmobiliaria detectó que en total son más de 4.300 hectáreas en el Plan Regulador de Santiago en que se permiten estas y otros tipos de operaciones, como las de actividades insalubres o contaminantes. Estas últimas solo pueden estar en Lampa y Tiltil, pero aquellas que no tienen dichas características se emplazan tanto en sectores de la periferia (como Colina, Talagante y Pudahuel), como en zonas residenciales. Al operar dentro del radio urbano, según la Consultora Urbana y otros expertos que han alertado sobre el tema representan el mayor riesgo.

La mayoría de estos espacios (88 hectáreas) están en Maipú, otras 16 se ubican en Estación Central y ocho en el limite de Las Condes y La Reina. Desde la consultora insisten en que lo óptimo es relocalizar estas instalaciones y que se diseñe un plan para que solo se puedan emplazar en áreas periféricas de la capital.

Nota publicada en Diario El Mercurio

https://agsvisioninmobiliaria.cl/content/uploads/2020/09/Zonas-peligrosas_ElMercurio-060920.pdf