En el sector afirman que inquilinos que adeudaban renta y gastos comunes han ocupado los dineros obtenidos de los
fondos de pensiones para saldar sus compromisos.

En abril, al poco andar de la pandemia, los inquilinos comenzaron a negociar con los dueños de los departamentos rebajas de hasta 20% en la renta por tres meses. Pero la crisis sanitaria se prolongó y en julio la petición fue extender los descuentos a 30%. Junto con ello, el rubro comenzó a acusar retrasos en los pagos de la renta y morosidades en los gastos comunes.
Tras el desconfinamiento de varias comunas y el retiro del 10% de los fondos de pensiones, ese panorama está comenzando a dar señales de mejoría. Firmas de asesoría inmobiliaria y operadores del mercado del arriendo reconocen que no se habla de los descuentos en la misma magnitud de antes, que los pagos de la renta mejoraron y que las morosidades en gastos comunes están quedando atrás.

David Briones, jefe de la Unidad de Asesoría Estratégica de AGS Visión Inmobiliaria, señala que el valor de la renta de departamentos en el Gran Santiago exhibe en los últimos meses una caída de 7% promedio, cifra que llega a 10% en la zona centro. Por ello, dice que alguien que busca alquiler está en “una posición ventajosa”.

Te invitamos a leer la noticia completa publicada en Diario El Mercurio.