Por:  Rodrigo Aravena, Director Comercial

Entre 200 y 300 edificios de vivienda colectiva se construyen anualmente en Santiago. Esta dinámica, depende de la elasticidad del mercado de inversionistas de renta, que han proliferado los últimos años, en detrimento de los compradores, cuyas alzas de valores de los departamentos los han obligado a optar por arriendos.

¿Y cuáles serán los factores de este 2020?

Este 2020, será un año donde los actores del mercado serán cautos y selectivos.

Cautos, porque los propios consumidores, como las empresas inmobiliarias tomarán decisiones de forma reflexiva y muy analíticamente, midiendo los riesgos con mayor precisión. El último trimestre de 2019 ya se advirtió el aumento en las tasas de rechazo de créditos hipotecarios por parte de la banca. Hoy, el riesgo de cesantía es más alto que en años normales, y esto, sin duda, generará un efecto de mayor cautela por parte de los compradores.

De la misma forma, proyectos inmobiliarios en mercados profundos, donde las velocidades de venta no merecían cuestionamientos, este año serán sometidos a análisis de mercado específicos, identificando el patrón de comportamiento del consumidor conforme al momento social y político-país. Barrios que en otros tiempos se compraban a ojos cerrados, hoy son severamente analizados por su “excesiva centralidad”. Casos como Plaza Ñuñoa, Lastarria o Plaza Baquedano, son emblemáticos en este aspecto.

Selectivos, porque en un mercado cauteloso la ubicación genérica no basta. Importa la esquina, la presencia comercial, la visibilidad, la orientación, las vistas despejadas, la accesibilidad competitiva. Aquellas mejores localizaciones, que en otras circunstancias eran materia de guerra de precios entre grandes inmobiliarias, este año podrán adquirirse a valores similares que ubicaciones menos privilegiadas. Y a nivel de consumidor, podremos tener a disposición mejores ubicaciones a valores competitivos. Mejores departamentos a precios similares a 2019.

La irrupción de las pequeñas y medianas empresas

Este 2020 también será un año para la aparición de empresas pequeñas y medianas, que lograrán resistir el momento económico en base a análisis, eficiencia y decisión. Aquellas que decidan iniciar el desarrollo de proyectos podrán optar a una fuerza de demanda poco acostumbrada a su escala, pues algunos grandes desarrolladores están en proceso de reducción de sus planes de inversión para este año.

Pequeñas y medianas empresas inmobiliarias podrán adquirir mejores terrenos, mejores ubicaciones, al encontrarse en un mercado donde los “peces grandes” se encuentran más cautos en sus planes de inversión.

Precio del suelo estancado

En un mercado de poco movimiento y demanda contraída, todo indica que el precio del suelo sufrirá alzas marginales este 2020. Esto permitirá también, que la vivienda en diferentes barrios de Santiago mantenga sus valores, dando un respiro a todos quienes últimamente nos hemos quejado de sus alzas.

Las oportunidades en precios de suelo se darán puntualmente en propiedades que correspondan a empresas con necesidades de flujo y que disponen de activos en suelo o empresas que requieren relocalizarse, entre otros casos. Sin embargo, estas opciones no logran generar un volumen significativo de transacciones, que permitan hacer variar los valores del suelo urbano de Santiago.

Nuevos barrios

Finalmente, este 2020 verá el inicio de proyectos inmobiliarios en nuevos barrios, fruto de estaciones de metro que no fueron objeto de incendios y desmanes. La nobleza de nuestra infraestructura de transporte urbano permitirá densificar en zonas de excelente conectividad. Los casos de Estaciones Cerrillos (Barrio Buzeta, Cerrillos), Estadio Nacional (Barrio Zañartu, Ñuñoa), Plaza Chacabuco y Conchalí (Comunas de Independencia y Conchalí) son casos donde la red de transporte subterráneo congrega nuevas centralidades y permitirá la renovación de sectores con nuevas viviendas a precios accesibles en la ciudad.

En resumen, esperamos un 2020 de consumidores decididos y arriesgados, que se verán beneficiados por una oferta más amplia y atractiva, en comparación a años anteriores.

Publicada en Diario Estrategia